enero 19, 2021 4 minutos de lectura

#Amaestarencasa

Con la llegada de la pandemia, nuestras vidas se han simplificado al teletrabajo, telestudio y a la poca interacción con el mundo. Un nuevo estilo de vida que ha reducido la posibilidad de disfrutar del exterior y con ello el contacto directo con la naturaleza, algo indispensable para cualquier ser humano. Pero ante este panorama, comenzar un huerto en casa no sólo significa un proceso de aprendizaje enriquecedor, sino también de vivir orgánicamente, que se traduce en recibir diversos beneficios para nuestra salud y la del planeta, tal cual como lo hacemos en AMA. Porque el espacio ya no es excusa, y el tiempo tampoco, aquí te contamos cómo empezar en siete pasos con las recomendaciones y consejos de Camila Lucero (@huertoenmibalcón), experta en cultivo de alimentos, ejecutora de talleres online y amante de la naturaleza.

 

Imagen: Instagram @huertoenmibalcón

 

1. Busca el espacio disponible: En este paso debes decidir qué tipo de hortalizas, frutos o plantas aromáticas vas a tener y cómo las vas a distribuir, es decir, de manera vertical u horizontal, y en qué espacio llegarán los rayos de luz, ideales para un buen cultivo. Según nuestra experta, siempre se puede tener un huerto en el espacio y clima que sea, “si no tienes sol, puedes cultivar todo tipo de hojas como lechugas, acelga, rúcula, mizuna, tatsoi, etc. También puedes tener aromáticas como tomillo, romero, menta y melisa”, cuenta Camila, quien se motivó a comenzar en el balcón de su departamento luego de que siempre lo posponía para cuando viviera en casa.

2. Obtener los almácigos: Puedes encontrar en viveros o tiendas de semillas, como por ejemplo en Mi Jardín Secreto o en Huertos Alma, en ambas encontrarás una gran variedad de almácigos para tu huerto y con despacho a domicilio a todo Chile. Otra opción es guardar las semillas de tus verduras para sembrarlas y reproducirlas.


Imagen: Instagram @huertoenmibalcón

 

3. El recipiente “ideal”: Aquí no hay una regla a seguir. Puedes cultivar en lo que tengas a mano como plástico, madera, cemento o greda. “Para balcones recomiendo madera y plástico, debido al peso. Ideal que el recipiente que usemos tenga una profundidad de 40cm y un diámetro de 30cm, como mínimo”, explica @huertoenmibalcón. Recuerda que es importante que exista una buena profundidad para que las raíces puedan crecer e hidratarse correctamente.

4. La tierra: Uno de los pasos más importantes a la hora de entregarle nutrientes a nuestro huerto. Cuando se trata de cultivar en maceteros, Camila Lucero recomienda usar sustratos que sean nutridos, que drenen bien y que sea aireado. Una buena idea también es usar abonos como el compost (puedes ver nuestro tutorial de cómo hacerlo aquí), que permitirá la entrada de oxígeno y humedad, esencial para el buen mantenimiento de nuestras plantas. 

5. El germinado: Una vez sembradas, comienza el proceso en que la semilla se activa hasta que emerge la primera sección de la planta. Aquí transcurren distintos tiempos de germinación, lo que dependerá de la semilla. “Algunas pueden germinar de uno a tres días, como las de lechuga o rábano, y otras se pueden demorar semanas como las berenjenas o el ají”, explica Camila.
Por otro lado, las flores de nuestras plantitas cumplen con el proceso de polinización hecho por las abejas, aunque no es necesario que hayan otros tipos de flores alrededor de nuestro huerto, la ventaja es que pueden atraer más abejas que polinizarán nuestros frutos.
 

 

Imagen: Instagram @huertoenmibalcón

 

6. Agua: No todas requieren de la misma cantidad de agua así que hay que tener en cuenta la temperatura del año, los rayos de sol que lleguen, el recipiente y sustrato que tenga. “Cuando cultivamos en macetero, al ser menor el volumen de sustrato, se seca más rápido y tenemos que regar más seguido”, dice Camila.
Y ya que estamos en verano, es necesario que reguemos todos los días, aunque en el caso de las plantas aromáticas, éstas son resistentes a la sequía, como lo es el romero, el perejil y la lavanda. Mientras que hay otras más delicadas, que requieren mayor cantidad de agua y no resisten el calor, como el tomillo y el cilantro. Así también es el caso del más popular de todos: el tomate cherry, “un fruto que le gusta harto el agua así que si o si tenemos que regarlo seguido”, afirma @huertoenmibalcón

 

Imagen: Instagram @huertoenmibalcón

 

7. Comida: Muchas veces nos olvidamos de que las plantas no sólo viven de agua. Necesitan fertilizantes sanos y orgánicos, como por ejemplo el Humus, un abono orgánico natural, a base de la digestión de las lombrices rojas californianas. También puedes usar el compost (mencionado más arriba), ambos otorgan micronutrientes y carbono para la absorción del agua, esenciales para un buen desarrollo.

¡Y listo! Ya tienes todo lo necesario para que tu huerto comience a crecer.

Si llegaste hasta acá, te preguntarás: ¿cuáles son entonces los beneficios?

Tener un huerto en casa resulta tremendamente beneficioso para reducir el estrés, te ayudará a estar más tranquil@ y te motivará a preferir alimentos saludables. Además, es educativo y permite pasar tiempo en familia, lo que también genera ambientes de confianza y de buena comunicación.

Hoy en día pasamos una gran cantidad de horas expuestos a la pantalla y en espacios cerrados. Crear y preocuparse por un huerto permite establecer lazos con la naturaleza, ser más conscientes del cuidado de ella y pensar en nuevas formas de cooperar con el bienestar del planeta. Estudios demuestran que el contacto con las plantas estimula nuestro equilibrio biológico y psíquico, lo que se traduce en una mejor calidad de vida. Y ya que hablamos de nuestra casa (la tierra), esta actividad es pro-medioambiente: implica no optar por verduras convencionales que en su mayoría provienen de grandes producciones que emiten CO2 y hacen mal uso de los suelos. Asimismo, al proveerte en tu propio hogar, evitas el uso de plásticos y de bolsas. Como ya has visto, tener un huerto brinda muchos beneficios, a parte del principal que es alimentarnos de él. En palabras de Camila Lucero: te conectas con la naturaleza, cultivas la paciencia, manejas la ansiedad y consigues paz. El huerto cura y enseña muchas cosas 💚 ¡Súmate a vivir orgánicamente!