mayo 20, 2021 4 minutos de lectura

#AMAtusalud 

¿Sabías que las ciruelas no solo son deliciosas sino que también tienen asombrosos beneficios para nuestra salud? En AMA nos encanta contarte datos nuevos sobre las propiedades de las frutas, y en esta ocasión queremos invitarte a conocer lo maravillosa que es la ciruela para nuestro organismo y bienestar, de acuerdo al conocimiento de nuestra nutricionista experta en el tema🌱 

La ciruela a parte de ser rica, aporta vitaminas C, K y E 

Las ciruelas son en realidad de la misma familia que los damascos, duraznos y nectarinas. De hecho, ofrecen mucha más variedad que cualquiera de las otras  frutas de hueso en su árbol genealógico. Cuando se trata de tamaño y color, las ciruelas pueden ser moradas, amarillas y rojas, y pueden ser grandes o pequeñas, dependiendo del lugar donde son cultivados los ciruelos. 

Hoy en día hay más de 2,000 variedades de ciruelas cultivadas en todo el mundo y en nuestro país, el cultivo de ciruelos se ha desarrollado en la zona central, entre la quinta y sexta región, cuya exportación en el último tiempo ha ido en aumento. Una tendencia que se ve se ve reflejada en un creciente consumo local entre las personas que cada vez más tienen interés en la alimentación saludable. 

Asimismo, en los últimos años se ha acumulado la evidencia científica que sustenta a las ciruelas como un súper alimento para una salud balanceada, sobre todo en Chile donde desafortunadamente los índices de obesidad han ido al alza según diversos estudios y fuentes institucionales. Por ejemplo, la última Encuesta Nacional de Saludreveló que el 74,6% de los chilenos tiene exceso de peso, mientras que el 43% de los niños menores de ocho años presenta obesidad. 

La nutricionista Marisol Martínez, con diplomado en nutrición clínica de la Universidad Finis Terrae, asegura que la ciruela, gracias a su fibra llamada pectina, capta el agua y genera un gel para proteger al intestino, lo que ayuda a combatir el estreñimiento y la constipación. Asimismo, esta fibra genera saciedad y estabiliza la glicemia en la sangre, por lo que favorece a pacientes con diabetes y reduce el colesterol negativo para salud conocido como LDL (lipoproteínas de baja intensidad), además de los triglicéridos. De esta forma, su consumo previene enfermedades cardiovasculares y fortalece el sistema inmunológico. 

“La ciruela es considerada una fruta cítrica que aporta vitamina C, entonces se ha visto que el poder antioxidante que tiene por contener antocianina y al ser una fruta de color rojo, ayuda a brindar un efecto que disminuye el envejecimiento celular prematuro de la piel y los radicales libres que se pueden generar en el intestino. Muchas veces estos son generados por alcohol, cigarros o toxinas que no se metabolizan o no se eliminan, por lo tanto, este alimento mejora el funcionamiento de la microbiota intestinal, lo que también mejora el estado anímico”, nos cuenta Marisol. 

Según la nutricionista, esta fruta se recomienda para grandes y chicos porque contiene minerales como el calcio, fósforo, hierro, magnesio y una buena fuente de potasio, razón por la cual es consumida a diario por deportistas debido a que su aporte es parecido al plátano. En general, el calcio y el hierro son esenciales para un buen desarrollo y crecimiento en niños, pudiendo incluso que el hierro prevenir la anemia de tipo ferropenica en chicos y grandes. Por otro lado, el magnesio mantiene la masa muscular y el fósforo es necesario principalmente para la mantención de la masa ósea. 

Sin duda alguna, sus propiedades van más allá del aporte nutricional, dado que también nos aporta bienestar intelectual. “Se ha visto que cuando el intestino está sano, la mente también lo está porque hay una correcta relación entre intestino y cerebro. Entonces si se estimula de manera eficiente el intestino con su funcionamiento, se mejora el estado anímico, se controla el apetito y se disminuye el estrés, y por ende aumenta la secreción de serotonina que es la hormona de la felicidad y baja la hormona del estrés que es el cortizol”, dice nuestra experta. 

Pero a la hora de elegir cómo comerla, Marisol Martínez aconseja que siempre será mejor natural, debido a que la capacidad masticatoria del proceso mecánico genera efecto de saciedad por el simple hecho de masticar la fruta. Mientras que cuando la fruta está deshidratada tiene mayor concentración de azúcar y se pueden disparar los niveles de azúcar en sangre. “En el caso de compotas, cuando son 100% fruta, sin preservantes, sin colorantes, sin aditivos, ahí si se genera de igual forma el efecto de saciedad”, enfatiza. 

En general, según Martínez, las frutas pueden ser consideradas como una colación porque el consumo de fibra genera saciedad, entonces si deseamos regular nuestra alimentación para bajar de peso por ejemplo, la mejor manera es estimular la microbiota intestinal. “Si el intestino está sano va a generar mejor absorción de los nutrientes y por ende, va a ser mucho más benéfico el efecto de los probióticos y los prebióticos para el funcionamiento del tejido adiposo y así poder generar una pérdida de peso de manera saludable”, nos cuenta. 

Finalmente, Marisol nos recalca que si tenemos el intestino sano, tenemos un cuerpo y mente sano :) Y qué mejor que cuidarlo con jugos y purés de manzana ciruela orgánicos AMA 💚 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.